Ir al contenido principal

#Reto4palabras - Escribir - cristal - pozo - delirio

 

Dicen que nada es bueno o malo, que todo depende del cristal con que se mire. Escribir acerca de ello es fácil, siempre y cuando no estés atrapado en el fondo de un oscuro pozo y te invada el delirio de una muerte inminente.

 

@Xabi Garza

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me enfadé, por cortesía de @Trying_Mom

La verdad es que no sé qué hago yendo. Que vaya, dice Manel. Ha sido todo un detalle invitarme a asistir, igual de grande que el de Laura pidiéndome que la acompañara en esto. Es mayorcita, 27 años cumplirá el mes que viene, no obstante, agradezco tanto que cuente con mi opinión… Porque sí, claro, yo estoy sólo por acompañarla, pero, al fin y al cabo, soy la madre de la artista, nadie velará por sus intereses como yo, diga Manel lo que diga y por muy cariñoso y amistoso que se muestre, que esto no deja de ser su trabajo, un trabajo como otros. Que sí, que muy amable y muy simpático, pero mi niña es otro negocio para él. Y ella lo sabe, ¿eh? ¡Vaya que si lo sabe! En primer lugar, porque no es tonta, sólo es joven. En segundo, porque ya me he encargado de recordárselo todas las veces que tan solícito ha venido a casa para reunirse con ella. Tanto antes de que llegara como después de que se fuera. Debe estar asustada e impresionada porque, lejos de decirme que ya lo sabe y que deje de s

Detrás de ti, por cortesía de @Lucy_Valiente_.

  Detrás de ti     Era toda una excepción que Álvaro saliera de fiesta y, además, coincidiera conmigo. Por tanto, decidí acompañarlos a sus amigos y a él hasta su casa, sin importar que ellos pensasen lo que no era. Sus amigos empezaron a tontear más en serio en cuanto entramos en el portal del bloque de pisos. Intenté hacer partícipe a Álvaro, pero aquello no era lo suyo y a mí eso no podía ponerme más. Una vez en la casa, él dijo que tenía sueño y yo dije que necesitaba usar el baño para poder seguirle. Tras averiguar a dónde se dirigía, revisé mi aspecto en el espejo del baño y me lavé la boca con colutorio. Él abrió los ojos como platos al verme entrar en su habitación y cerrar la puerta a mi espalda. ―¿Q-qué haces? ―Perdona, solo quería que me enseñases esa colección de vinilos. No conozco a nadie más que tenga, quitando a mi padre. ―No es tan raro ―se defendió. Me fijé en la estantería que se hallaba junto a su escritorio y allí estaban, debajo de una buena colección

El bordador de historias

¿Sabes esos días en que sientes que no necesitas dormir ni comer? Esos días en que todo lo que necesitas es sacar todo eso que te escuece desde lo más hondo de ti, explotar y compartir todo lo que te irrita, te enorgullece, te obsesiona, todo. Todo bulle, todo brota. TODO. Esos días en los que echas de menos, más que nunca, haber sido el heredero universal del tío de América, el gordo de la lotería o cualquier otra gracia que te permita vivir del cuento, de tu cuento, del que tú escribas, porque sólo necesitas vaciarte, volcar toda esa información que inunda tus células y que, bien aseada y con la cara lavada, luce como una bonita historia. Y es una historia bonita porque es real, y lo es porque ha tomado forma en tu cabeza y ahora está dibujada con letras de oro, formando palabras perfectas. Palabras cosidas con mimo y esmero a pequeñas puntadas, porque no das puntada sin hilo. Tú no. Y no importa que ese hilo se entrelace y enrede, no importan siquiera los jirones porque deshaces cua