Ir al contenido principal

Entradas

El bordador de historias

El bordador de historias

¿Sabes esos días en que sientes que no necesitas dormir ni comer? Esos días en que todo lo que necesitas es sacar todo eso que te escuece desde lo más hondo de ti, explotar y compartir todo lo que te irrita, te enorgullece, te obsesiona, todo. Todo bulle, todo brota. TODO. Esos días en los que echas de menos, más que nunca, haber sido el heredero universal del tío de América, el gordo de la lotería o cualquier otra gracia que te permita vivir del cuento, de tu cuento, del que tú escribas, porque sólo necesitas vaciarte, volcar toda esa información que inunda tus células y que, bien aseada y con la cara lavada, luce como una bonita historia. Y es una historia bonita porque es real, y lo es porque ha tomado forma en tu cabeza y ahora está dibujada con letras de oro, formando palabras perfectas. Palabras cosidas con mimo y esmero a pequeñas puntadas, porque no das puntada sin hilo. Tú no. Y no importa que ese hilo se entrelace y enrede, no importan siquiera los jirones porque deshaces cua
Entradas recientes

Nunca confíes en nadie, por cortesía de @edumrgl

NUNCA CONFÍES EN NADIE     Cuando piensas que tu vida es tranquila, que estás a salvo, no te fíes, no bajes la guardia, nunca sabes quién puede ser, nadie sabe qué pasa detrás de la puerta de cada casa del vecindario hasta puede que tu vecino, sí, ese tan amable que sale a recoger el periódico, te regala su mejor sonrisa y te da los buenos días, hasta él podría ser un asesino en serie. Aquí empieza esta historia, y recuerda, no confíes en nadie.   No sabría decirte desde cuando me pasa, pero se podría decir que casi nací con ello, para mí, es como respirar o comer, lo necesito, no puedo vivir sin ello. La mayoría de las personas no lo aprobarían, porque no es algo que la gente haga a menudo. Aun así, mi vida ha sido como la de cualquier otro, estoy casado, tengo una hija, un buen trabajo, pero poseo una particularidad: Soy un asesino en serie.   Sí, así es, es lo que soy, llevo años aterrorizando al país, yendo estado por estado, ahora me establecí definitivamente en esta b

Regreso al pasado

      Bien. Todo listo. Después de tanto tiempo, por fin ha llegado la hora. No ha salido como yo pretendía, pero ha salido. Al fin y al cabo, tampoco es tarea fácil eso de crear una máquina del tiempo de la nada. Ni hacerlo ni mantenerlo en secreto, que esa es otra.      Ha llegado el momento. Tiene que ser ahora porque, de lo contrario, las condiciones variarán y, con ellas, la posibilidad de que algo salga mal.     —¡Jim, corre, te necesito aquí abajo!     —¿Para qué, papá? Estoy con el Tetri... Terminando los deberes.     —¡Date prisa, baja ya! ¡O se lo diré a mamá!     —Vaaaaale. Ya voooooy...     Cada vez me cuesta más que me haga caso. La edad, supongo. Yo a la suya... A quién quiero engañar, ya ni recuerdo cómo era yo a su edad. De hecho, ni recuerdo el momento en que dejé de ser joven. Desvarío. Da lo mismo, Lo que ahora importa es poder probarla. Y que funcione, sobre todo que funcione.     —¿Qué quieres, papá?     —Jim, tienes que hacer exactamente lo que te diga y cuando yo