Ir al contenido principal

Inútil

Se propuso no volver a estar triste ni deprimido. A valorarse, a creer en sí mismo. Tenía la firme intención de aprovechar cada momento, por pequeño que fuera, y evitar lamentarse de su desdichada suerte y todo lo malo que le sucedía. Ese era su objetivo y hasta en eso fracasó.

    No se levantó de buen humor, como de costumbre, y aunque eso no fuera nada reseñable, fue lo suficiente como para recapacitar en lo que se había convertido su vida. Un par de cajas de pizza vacías le esperaban encima de la mesa que, ignoradas con gran maestría, reposaban hasta que alguien se dignara a recogerlas. Ese alguien iba a ser él, pero ahora no podía pensar en otra cosa que no fuera en su café matinal. Mientras esperaba a que se calentara la cafetera se decía mentalmente «no tienes ni puta idea de nada, inútil de mierda». Siempre se trataba con el mayor de los respetos y de la manera más motivacional posible. Él era así, pura positividad.

    Cuando la cafetera por fin decidió regalarle el ansiado liquido elemento teñido de wengué, tomó la taza entre sus manos, esperó a que el café se templara y se dejó llevar por las notas florales y persistentes de… Mentira. Se tomó el café de un trago casi sin degustarlo. Quería despejarse lo más rápidamente posible, no vivir en un anuncio de Nespresso.

    Ese café no solo le despertó, si no que, además, le sirvió para realizar una limpieza intestinal urgente. Tal vez producida por la extrema dosis de café, o por la falta de azúcar en el mismo, pero el caso fue que logró su cometido sobradamente.

    Quedaba mucho día por delante, pero él se seguía sintiendo inútil. Un inútil más despierto y delgado, pero un inútil, al fin y al cabo. Sabía que tenía que hacer algo para cambiar aquella situación y alejar esos pensamientos de su cabeza, pero hacerlo solo le costaba un mundo. Si a eso le sumamos las dolencias que padecía, la tarea era más que ardua, casi imposible.

    Decidió mirar por la ventana y descubrió que un radiante día se asomaba. Uno de esos días de película de Disney, cielo despejado y azul casi irreal, una ligera brisa apacible y un sol que iluminaba todo lo que quería. Un día espléndido. Una puta mierda de día, vamos. Si hasta escuchaba los pajarillos de fondo, incluso con la ventana cerrada. Solo faltaba que apareciera Mary Poppins colgada de su paraguas y cantando junto al deshollinador.

    Su fotofobia le impedía disfrutar de días como aquellos. Él era feliz con días lluviosos, resguardado en casa viendo caer las gotas de agua que, tontas de ellas, chocaban y resbalaban en los cristales. Pero no era ese tipo de día y no podía cambiarlo. Lo que sí podía cambiar era su manera de afrontarlo. Poco después, vestido y acicalado como es debido, cargado de motivos y valor, salió por la puerta de casa con la clara intención de pasar el día lo mejor que podía. Llegados a este punto, su determinación no iba a fallarle, y aunque se seguía considerando un inútil, ahora se consideraba un inútil decidido a estar bien. Cerró la puerta con llave, y al bajar el primer escalón en dirección a la calle, el muy torpe se torció el tobillo derecho, cayendo al suelo como un saco de patatas de quince quilos que se le escurre de las manos a un chiquillo preadolescente.

    Esguince de tobillo grado dos. Eso le dijeron en urgencias cuando le inmovilizaron el pie.

    Hoy en día, sigue pensando que es un inútil; un inútil redomado. Tal vez uno de los mejores.

 

@XabiGarza

Comentarios

  1. Me ha recordado a una novela que un día empecé y nunca terminé: Sam Patoso, que le ocurrían desdichas todo el rato. ¡Genial! ❤️

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Me enfadé, por cortesía de @Trying_Mom

La verdad es que no sé qué hago yendo. Que vaya, dice Manel. Ha sido todo un detalle invitarme a asistir, igual de grande que el de Laura pidiéndome que la acompañara en esto. Es mayorcita, 27 años cumplirá el mes que viene, no obstante, agradezco tanto que cuente con mi opinión… Porque sí, claro, yo estoy sólo por acompañarla, pero, al fin y al cabo, soy la madre de la artista, nadie velará por sus intereses como yo, diga Manel lo que diga y por muy cariñoso y amistoso que se muestre, que esto no deja de ser su trabajo, un trabajo como otros. Que sí, que muy amable y muy simpático, pero mi niña es otro negocio para él. Y ella lo sabe, ¿eh? ¡Vaya que si lo sabe! En primer lugar, porque no es tonta, sólo es joven. En segundo, porque ya me he encargado de recordárselo todas las veces que tan solícito ha venido a casa para reunirse con ella. Tanto antes de que llegara como después de que se fuera. Debe estar asustada e impresionada porque, lejos de decirme que ya lo sabe y que deje de s

El bordador de historias

¿Sabes esos días en que sientes que no necesitas dormir ni comer? Esos días en que todo lo que necesitas es sacar todo eso que te escuece desde lo más hondo de ti, explotar y compartir todo lo que te irrita, te enorgullece, te obsesiona, todo. Todo bulle, todo brota. TODO. Esos días en los que echas de menos, más que nunca, haber sido el heredero universal del tío de América, el gordo de la lotería o cualquier otra gracia que te permita vivir del cuento, de tu cuento, del que tú escribas, porque sólo necesitas vaciarte, volcar toda esa información que inunda tus células y que, bien aseada y con la cara lavada, luce como una bonita historia. Y es una historia bonita porque es real, y lo es porque ha tomado forma en tu cabeza y ahora está dibujada con letras de oro, formando palabras perfectas. Palabras cosidas con mimo y esmero a pequeñas puntadas, porque no das puntada sin hilo. Tú no. Y no importa que ese hilo se entrelace y enrede, no importan siquiera los jirones porque deshaces cua

Detrás de ti, por cortesía de @Lucy_Valiente_.

  Detrás de ti     Era toda una excepción que Álvaro saliera de fiesta y, además, coincidiera conmigo. Por tanto, decidí acompañarlos a sus amigos y a él hasta su casa, sin importar que ellos pensasen lo que no era. Sus amigos empezaron a tontear más en serio en cuanto entramos en el portal del bloque de pisos. Intenté hacer partícipe a Álvaro, pero aquello no era lo suyo y a mí eso no podía ponerme más. Una vez en la casa, él dijo que tenía sueño y yo dije que necesitaba usar el baño para poder seguirle. Tras averiguar a dónde se dirigía, revisé mi aspecto en el espejo del baño y me lavé la boca con colutorio. Él abrió los ojos como platos al verme entrar en su habitación y cerrar la puerta a mi espalda. ―¿Q-qué haces? ―Perdona, solo quería que me enseñases esa colección de vinilos. No conozco a nadie más que tenga, quitando a mi padre. ―No es tan raro ―se defendió. Me fijé en la estantería que se hallaba junto a su escritorio y allí estaban, debajo de una buena colección